Archivo para pensar

Protegido: Calor

Posted in Reflexiones with tags , , , on 04 Mar, 2011 by shadark

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Raíces (“El jardinero”, segunda parte)

Posted in Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 06 Oct, 2008 by shadark

El Origen

Sueños. Buenos y malos. Nos hacen ver, pensar, recordar, sentir. Hoy no he llorado, pero he sufrido. Recordarte de nuevo me ha hecho feliz y desdichado.

Un origen, una raíz.

Sigo siendo Greendar. Mal que me pese, aún estoy ahí. Lo difícil de entender es por qué aún estás ahí. Rosa.

Te había olvidado. Podía permitirme de vez en cuando recordarte vagamente por algún asunto de cierta importancia. Puede que algún día te hubiera rememorado de manera más especial, pero tampoco sin involucrarme demasiado.

Pero vuelves. Vuelves a aparecer en mis sueños, ya no en mi vida. No sé si te he perdido, quiero creer que sí, quiero creer que no. Si te pierdo, volverás, pero ya será demasiado tarde para ambos. Siempre en los sueños, nunca en la realidad.

¿Y si no te he perdido? Si estás, hazme una señal. Deberé algún día de decirte lo que realmente (creo que) siento. Para nada, tal vez. Pero sentiré que es lo acertado en ese momento. Más dolor, más alegría, todo podrá suceder. Pero por lo menos me habré liberado.

Rosa del azabache, con hadas que siguen revoloteando. Ya no alcanzo a verte con la mirada, pero sí con el pensamiento. ¿Llegaré algún día a volverte a contemplar en todo tu esplendor, a poder regar tu tierra con mis lágrimas? ¿O se perderán en el torrente de la vida? Déjame estar a tu lado, saboreando la tierra, degustando su frescor… aunque solo sea por última vez. No puedo soportar más esta distancia.

Nunca pude decírtelo, ¿sabes? Pero me habría gustado ser uno solo contigo. Tengo aún tu espina clavada, como un trofeo. Muchos ya la han visto, pero no me importa. Lo que más me duele es que el resto de las que se me han clavado solo han sido imaginarias. ¡Clávame, y moriré feliz! De otro modo solo podré ser un alma en pena hasta que el sol se apague.