Archivos para muerte

Elegía por el Caballero Helado

Posted in Gente, Reflexiones with tags , , , , , , , , on 20 Sep, 2011 by shadark

Descansa en paz, Caballero Helado.
Tu tiempo ha llegado,
es hora de partir.
Tus victorias serán recordadas
por todos aquellos
que alguna vez lucharon a tu lado.
Las derrotas y fracasos
serán sepultados junto a ti
para que puedas redimirte
en el Valhalla.

Los Caballeros de la Luz
pondrán una única flor
en un túmulo
preparado ya tiempo atrás,
anticipando tu caída
(Pues todos caen,
y cuando lo hacen,
pueden incorporarse
o no levantarse
nunca más)

Adiós, Caballero Helado.
Parte hacia tu destino.
El Ocaso velará tus huesos
para que no sean profanados,
para que tu tumba no se abra
ni por magia negra vuelvas
[a la vida].

Ya nunca más podrás luchar.
Tu espada se ha quebrado.
Tu armadura, oxidado.
Todo aquello por lo que luchaste
[alguna vez]
se ha convertido en cenizas
y arrojado al viento.
Otros lucharán,
pero no podrás acompañarlos.

¡Ay de ti! Si simplemente
te hubieses mantenido firme
y cumplido el juramento
bajo el que nacimos
todos los Caballeros
seguirías hoy aquí.
Pero flaqueaste, y
el Enemigo
no tuvo piedad.

Muere en paz, Caballero Helado.
Es tiempo de dormir.
Tus ojos no verán
un nuevo amanecer,
sino la eterna noche
sin estrellas.

En tu tumba crecerán
las flores del olvido
que den paso
a un mundo mejor
donde la visión de tu tumba
no haga pesar el alma.

Nadie llorará tu muerte,
puesto que tu vida fue tuya:
decidiste vivir y decidiste morir.
Nadie te acompañará en este camino,
puesto que ya tenemos el nuestro
y debemos seguirlo hasta el final,
cueste lo que cueste.

La pluma de la Verdad
se va agotando
y es tiempo de concluir.
Estas palabras jamás te llegarán,
y vagarás eternamente
sin saber que
por un instante de tiempo
tu leyenda estuvo viva.

Las palabras van perdiendo su significado
conforme se acerca el final
así que, simplemente,
diré:

“Descansa en paz, Caballero Helado.
Tu tiempo ha llegado.”

Predestinación, camino y llegada.

Posted in Reflexiones with tags , , , , , , on 17 Jun, 2009 by shadark

Lo primero es lo primero, un clásico:


Así me siento ahora. Con un camino ya trazado, por fuerzas superiores a las mías. Con la sensación de que haga lo que haga, siempre será para llegar al mismo lugar. Sin poder apartarme ni por un solo momento de eso que los mortales llaman destino. ¿Qué hacer? ¿Intentar resistirme a esa fuerza más allá de mis capacidades? ¿Sucumbir ante tal perversión del (supuesto) libre albedrío? No sé qué hacer. Me siento en el camino, me niego a avanzar y me pongo a pensar. En la futilidad de mis acciones.

Sin embargo… hay un resquicio. Yo solamente tengo indicada dentro de mí la meta a la que quiero llegar. ¿Vida eterna? ¿Muerte? ¿Algo terrenal? No sé, mi vista no llega a alcanzarla. Mis ojos solamente me dejan ver el camino que tengo frente a mí. Con curvas, giros, cruces, cuestas, pendientes… y gente. Más gente que recorre (mi) el camino. Unos pasan de largo, otros se paran frente a mí y me hablan. Unos son humanos, otros no dejan de ser espíritus, conciencias. Comparten sus vivencias, reales o irreales. Yo, al mismo tiempo, les hablo de mis ideas, proyectos, dudas, desconfianzas, malos recuerdos. Unos me obvian, otros se burlan de mí, y otros dicen que me comprenden y animan. Bastardos.

Pero los hay que me ayudan. Que se paran a oírme, sin abrir la boca una sola vez, y escuchan. Todo lo que tengo que decir, ya parezca una paranoia, alucinación; o bien sea una genialidad. Lo oyen todo, sin decir nada. Luego callan. Y piensan.

Entonces es cuando ellos hablan. Y a mí me llega el turno de oírles. Y de ellos siempre aprendo algo. Ya sea para bien o para mal, sus palabras rebosan sabiduría. Quizás a otros mortales estas palabras les parezcan algo distinto, pero en el camino que ya llevo recorrido he aprendido que hay que ver más allá de las circunstancias (o normas impuestas) que se aplican en lo que se conoce como mundo real.

Me levanto, les doy las gracias, y sigo mi camino. A veces me vuelvo a encontrar con ellos, y volvemos a hablar. Pero siempre es la primera vez, como si nunca nos hubiéramos hallado. Pues de esta manera puedo volver a oírlo todo desde el principio, y comprender mejor.

He estado mucho tiempo sin hablar con ninguno de ellos. Pero hoy, he mirado hacia un lateral, y he visto a uno de ellos. No me ha dicho nada nuevo, pero me ha ayudado a recordar que ellos existen. Y que cuando desee, con solo pensarlo, habrá alguno para hablar conmigo. Me encuentre en cualquier estado, piense lo que piense, sea para darme esperanzas o hacerme caer en la desesperación, habrá alguno.

Abro los ojos. Y sigo el camino. La meta está igual de lejos. Pero ahora veo que hay más caminos. Entre ellos hay dos que son comunes para todos los que transitan el sendero. Uno de ellos es el más corto. Se rumorea que en un instante ya has llegado a tu meta. Pero ese camino no tiene nada. Es una superficie infinitamente pequeña de un árido desierto intransitable. Todo el que pasa por ese camino, muere irremediablemente. Y luego está el camino más largo. Uno del que se dice que nunca llegas a ver la meta. Solamente unos pocos se atreven a transitar por él. Cuentan las historias que el que decide seguirlo, jamás llegará a su meta, pues cuando piensa que la ha alcanzado, ve que solamente ha recorrido un trecho. Y que, al final, las almas vagan eternamente por ese sendero, suplicando porque algún día llegue su meta.

Cojo mi mochila. Ciertamente, si la fuerza que me ha puesto en este sendero hace que me desvíe hacia uno de esos caminos, no me importa. Pero mientras que yo pueda decidir, tomaré el camino que crea necesario. Ni uno, ni otro, ni ninguno. Solamente el que yo quiera. Pues tengo la esperanza de que el libre albedrío existe. Aunque fracase, aunque caiga en el intento, debo seguir viviendo mi vida. Para así, algún día, llegar a esa meta. Y un instante antes de alcanzarla, mirar atrás, ver todo el camino recorrido, y decir: “Ha merecido la pena”.

Un saludo. Espero que nos veamos en el camino.

Olvido (otra palabra para decir Oblivion)

Posted in Reflexiones with tags , , , , , , , , , on 22 Mar, 2009 by shadark

En fin. Aquí ando, después de largo tiempo sin escribir. Muchas cosas han pasado ya, suspensos, alegrías, desengaños, paranoias y más cosas para las cuales no hallo palabras con las que describirlas.

Pudiera ser que estuviese muerto. Pudiese ser que hubiera olvidado este sitio. Incluso pudiera haber sucedido que un maléfico virus hubiese entrado en mi ordenador, impidiéndome el acceso a la página. Pero no. Fue, simplemente, vagancia. El problema viene cuando la vagancia conduce al olvido, como ha sucedido en este caso.

Mucho más no me queda por escribir. Comentaros como avance que es posible que mi vida cambie radicalmente esta semana, o al menos que de un paso cara adelante (o cara atrás, todo está por ver). La improvisación es la clave.

Os dejo esta canción, con la esperanza de que la disfrutéis tanto como yo estos días.

Un saludo afectuoso desde este pequeño rincón.

La batalla

Posted in Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 19 Sep, 2008 by shadark

Entro. Cojo la llave de mi cuello. Rompo el cordón, no lo necesitaré más.

Abro el arcón. Sigue estando ahí, bajo el retrato de mi amada. Por ti, me repito, por ti lo hago. ¡Hasta la muerte!

Del arcón saco mi armadura. Llena de polvo, hace tiempo que no la uso. El mundo ha cambiado, pero yo no he olvidado aquello que aprendí hace tantos años. Froto con la mano el símbolo del pecho. Un águila en posición dócil, pero que tiene un brillo en los ojos. Sonrío al ver ese brillo, ya estaba ahí desde que la forjaron. Aquel viejo herrero me lo dijo, esta armadura es especial, pues mientras que luches por aquello en lo que crees no podrás ser vencido.

Me la coloco. No tengo a nadie que me ayude, pero aún así me la pongo igual. El peso me encorva un poco los hombros, pero se soporta bien. He perdido la forma, pero la recuperaré pronto.

Saco el resto de piezas de mi vestimenta. También me las pongo. Siempre que me ponía mi armadura, ella me decía, tú eres mi caballero andante y yo soy tu princesa. Luego hacíamos el amor, con lo que el trabajo de ponerla era en vano. Después, cuando ya estaba durmiendo, salía sigilosamente de la habitación y me la ponía bajo la luz de la luna.

Me di la vuelta. En la pared, allí estaba. Mi espada. La luz de la luna arrancaba reflejos dorados y plateados de su filo. A diferencia de la armadura, ésta no estaba oxidada, pues había entrenado con ella todos los días. En la empuñadura, grabada la figura de un círculo con dos muescas a los lados [ >O< ]. Es tu símbolo, me dijo aquel mago que me la dio, ya lo entenderás.

Bajé al patio del castillo. Allí me esperaban todos mis amigos y conocidos. ¡Has venido!, gritaban. ¡Ahora sí que los venceremos!. Nunca me había esforzado por inculcarles un trato de pleitesía. Siempre entrenaba con ellos, iba a las tabernas con ellos, me emborrachaba con ellos, hablaba con ellos. Ellos eran mis camaradas, mis amigos, mis hermanos.

Uno de ellos me alcanzó mi caballo. Aquel animal me había acompañado durante mucho tiempo. Habíamos cabalgado juntos por caminos que ya solo son un recuerdo del pasado. Ahora, volveríamos a cabalgar juntos una vez más. ¡Una sola galopada, y estaré contento! ¡Ah, las crines volando al viento, mientras que el aire entraba por las rendijas del yelmo y me hacía llorar los ojos del frío, pero también de la emoción!

Salimos por el puente levadizo. Hacia la colina del este. Allí habían dicho que sucedería.

Llegué y vi. Una hueste como nunca antes había visto. Millares de hombres con armaduras negras se agolpaban dentro de la depresión bajo la colina. Son ellos, dije, aquellos contra los que debemos luchar si no queremos que nuestros hogares se vean destruidos.

¡Ahora, hijos de la luz! ¡Marchad como un segador entre las mieses! ¡Penetrad en esa oscuridad y destruidla! ¡No cejéis en vuestro empeño! ¡Que caigan! ¡Que caigan! ¡Que caigan y que no puedan levantarse! ¡Su caída nos hará libres! ¡Ahora! ¡Por todo lo que habéis sufrido todos estos años, volved a defended vuestra libertad! ¡Por vosotros! ¡Por nosotros! ¡Por vuestras familias, vuestras mujeres y vuestros hijos! ¡Por nuestro pueblo! ¡Luchad! ¡Luchad con valor y honor! ¡Destruidlos, y recibiremos una recompensa divina más allá de lo imaginable! ¡Matad! ¡Matad, por el bien y la luz! ¡Su brazo armado somos nosotros, debemos librar a este mundo de la maldad y la oscuridad! ¡Ahora! ¡Por nosotros! ¡LUCHAD! ¡POR NOSOTROS! ¡AHORA! ¡MATAD! ¡LUCHAAAAAAAD!

Cabalgué. Hacia la depresión. Por nosotros. Por mí. Por mi amada.

Los gritos. Atrás, millares de gritos seguían mis pasos. De mis amigos. Parecía que sus palabras empujaban a mi montura hacia adelante. Bajé el yelmo. De nuevo, aquella sensación del viento acudió a mi mente, haciéndome llorar los ojos. Enarbolé la espada en lo alto. La luz de la luna se reflejó por completo en mi arma y en mi armadura, haciéndome brillar como un faro en medio de la oscuridad.

Cargué.

Mi espada segó. Almas, vidas, cuerpos, brazos y piernas cayeron ante mí. Mi armadura no fue plateada, sino roja. Roja como la sangre, roja como un rubí, como una joya. Una joya como mi amada.

Mis compañeros luchaban. Unos mataban, otros caían. Todos luchaban. Fui con ellos. Nuestros brazos fueron uno solo. Los oscuros fueron murendo en gran número. No podían con nosotros. Era imposible. Ellos eran muchos, pero nosotros éramos uno más poderoso que todos ellos. Éramos amigos, ellos soldados. Y no podían vencer.

Fue una dura contienda. Los cuerpos entorpecían el movimiento, pero parecía afectarles más a ellos que a nosotros. Sabíamos que ganaríamos, así que no nos preocupamos. Luchamos hasta que fueron destruídos.

Ganamos. Gritos de victoria, de júbilo y de alegría. Todos mis compañeros gritaban, incluso los caídos. El campo de batalla, teñido de rojo, iluminado por la luz de la luna, gritaba ahora de color azul celestial.

Caí. Después de eso caí. Es todo lo que recuerdo.

Ahora estoy en un agujero. Negro como el carbón. Mi espada y mi armadura ya no brillan. Llevo años vagando por estas tierras que no sé siquiera como son.

Pero sé una cosa. Algún día habrá luz, y ese día volveré a brillar. Y encontraré a mi amada. Eso lo sé. Como sé el significado de aquel símbolo de la espada [ >O< ].

No os lo revelaré, disculpadme. Pero si os lo revelara, puede que os cediera parte de mi carga, y eso es algo que no puedo hacer. O puede que tuviérais que compartir mi mismo destino, cosa que no sería capaz de haceros. No puedo cederos mi destino, pues ya tenéis el vuestro. Y todos debemos de cumplirlo.

Saludos.

Ignorancia, desinformación y para-noias varias anteriormente (para-variar) (es un chiste esto del paréntesis anterior)

Posted in Paranoias with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 18 Sep, 2008 by shadark
And now it’s “you know who”
I got the “you know what”
I stick it “you know where”
You know why, you don’t care.


¿Queda algo más que decir? Parece que no, lo de que “os den” ya está muy visto, pero no puedo desearos otra cosa. Como leí una vez en un libro, sabia frase: “Que viváis muchos años, pero no con buena salud“.

Autocita de algún sitio: El dolor es muerte, la vida es dolor, el amor es vida, la muerte es sufrimiento, el sufrimiento es amor.

Exactamente, he mentido en unas cuantas palabras de esa frase. A ver si adivináis cuáles.

Grotesco, ¿no es cierto? Pero qué se le va a hacer, si este mundo es tan mierdas que toda la gente está deseando que acabe. O al menos así me lo parece, están más obsesionados por mirar en qué año se acabará el mundo que en regar las plantas. ¿Es que nadie va a pensar en las plantas?

NO, NO ES UN BLOG ECOLOGISTA. ES UN BLOG REAL, VERDADERO, DONDE LAS COSAS SE LLAMAN POR SU NOMBRE Y LAS TARTAS SON REDONDAS, LA TORTILLA LLEVA PATATA Y LA MAYONESA SALMONELOSIS (o como quiera escribirse, tampoco soy biólogo, refiérase al segundo enunciado de este párrafo, si es usted tan amable de retroceder su mirada unas cuantas líneas, aunque no tengo la más remota idea de cuántas líneas serán, ya que este mierda editor es distinto del aspecto futuro real del artículo del blog)

Casi, casi consigo recordar quién era antes de la desinformación. La información es poder, el poder es poder. Todo el mundo quiere poder. Yo quiero poder, pero estoy desinformado. La desinformación es el auténtico CÁNCER que afecta a este mundo, ni el hambre, ni las ganas de comer. Maldita información, panacea real de la medicina.

El mejor remedio para la desinformación… la IGNORANCIA COMPLETA DE CUALQUIER DATO QUE PODAMOS LLEGAR A OBTENER. Si no conocemos nada, no podemos quejarnos de que no lo conocemos. El peor daño que nos pueden hacer es darnos el hueso para lamerlo y luego quitárnoslo sin llegar a roerlo. Podría robarlo, podría morder al amo para cogerlo, podría quedarme sin hueso. Pero como soy una hermosíiiiiisima persona, mi maldita educación (también véase asquerosas normas sociales) me impide hacer las 2 primeras.

Para que veáis, la sociedad nos hace reprimirnos. Seguro que algún filósofo lo dijo ya, tipo Freud o alguien así. Bueno, que conste que no lo sé, pero tras cortos años de deliberaciones he llegado a esa conclusión.
No a la represión podría ser un buen grito de guerra.

Pero no grito, que es de noche y los vecinos se pueden molestar.

Hasta otra ocasión.

P.D: MUERTE.

(¿Lo había

comentado

ya?)

Supuestamente aquí debería ir un título con algo de sentido

Posted in Paranoias with tags , , , , , , , , , , , , , on 12 Sep, 2008 by shadark

Sexo.

Vale, ahora que he dicho eso (gracias Neka por recordarlo) debería decir algo. No sé, tal vez una de mis reflexiones, algo sobre la gente. PUES NO.

La Torre Oscura, sí, me encanta leer ese libro, no leo otra cosa. Tengo muchos más, pero paso de ellos como de la mierda.

Santa María, madre de Dios, ruega por blablablabla... no, no soy católico, tengo mi propia religión, la misericordia, misericordia, maldad, sí, me gusta más. El miedo es un poderoso aliado y lo tengo de mi lado.

NO SIGAS LEYENDO, NO HABRÁ VUELTA ATRÁS.

NO HAS HECHO CASO. Deberías merecer la muerte, pero muy posiblemente esté tan ocupado en cosas irrelevantes que me distraen de lo verdaderamente importante en mi vida, que no tendré tiempo para ver… ¡¡NO QUIERO SEGUIR ESCRIBIENDO!!

Por favor, parad de obligarme, de apuntarme. No, no, no. Lo haré, pero porque me lo pides tú.

N’Gasta! Kvata! Kvakis!

Eso mismo, pero dicho al revés, es la clave de la piedra filosofal. Puto Harry Potter. Maldito Thylzos, la culpa de todo es tuya. ¿Y lo peor de todo? ¡Que la realidad no existe, son los padres! JA, SEGURO QUE ESO NO LO SABÍAS, CHÚPATE ESO, CHUCK NORRIS.

Y lo que quiero decir con todo este artículo es… ¡CALLAROS  YA, OSTIAS! No me dejáis oírme. Ogüeim me espera, o quizás los otros del 106, pero lo mejor que tengo en este momento es… el polvo debajo de mi cama.

Sus den.

P.D: MUERTE.

Vuelta atrás

Posted in Gente, Reflexiones with tags , , , , , , on 05 Sep, 2008 by shadark

No me arrepiento. Llegué hasta aquí por propia decisión. Siempre quise tomar este camino, por mucho que tuviera que desviarme de vez en cuando, pues sabía que ese rodeo me haría llegar hasta este mismo lugar.

I made a choice that I regret
Now what I see is what I get
It’s too late to look back
I’ve got no way to switchback
It’s too late to look back

Ain’t okay, I’ve got no way to switchback

Sin embargo, todo eso que he dejado atrás, la gente que no ha podido seguir mi ritmo, o no la he dejado, ¿qué será de ellos? Condenación.

Wait, how can it be too late?
‘Cause I don’t want to play
With such a price to pay
Chained to what I can’t reclaim
I’ll never be the same

Llamadme egocéntrico, egoísta o todo lo que queráis que contenga mi propio ego, pero no podréis hacerme cambiar de opinión. ¿Por qué? Porque ya he decidido. Y una vez que un ser humano decide con convicción, ninguna fuerza humana o sobrenatural podrá hacerle cambiar de idea.

Quedaréis atrás, hundidos en el fango, ahogados en el polvo, sumidos en las cenizas de los muertos que vayan cayendo a vuestro paso. Pues no habréis conseguido escapar del aciago destino de la fatalidad que os aguarda mientras que, ajenos a lo que ocurre a vuestro alrededor (y en vuestro interior), os dedicáis a regocijaros en vuestras riquezas miserias sin saber que todo eso algún día no será nada más que POLVO (y vosotros también).

Así que seguid, seguid por vuestro “camino“, que yo seguiré el mío. Ya veremos quién llega antes.

P.D: Yo lo veré; vosotros, posiblemente, no.

NO TENÉIS VUELTA ATRÁS