Archivo para camino

Elegía por el Caballero Helado

Posted in Gente, Reflexiones with tags , , , , , , , , on 20 Sep, 2011 by shadark

Descansa en paz, Caballero Helado.
Tu tiempo ha llegado,
es hora de partir.
Tus victorias serán recordadas
por todos aquellos
que alguna vez lucharon a tu lado.
Las derrotas y fracasos
serán sepultados junto a ti
para que puedas redimirte
en el Valhalla.

Los Caballeros de la Luz
pondrán una única flor
en un túmulo
preparado ya tiempo atrás,
anticipando tu caída
(Pues todos caen,
y cuando lo hacen,
pueden incorporarse
o no levantarse
nunca más)

Adiós, Caballero Helado.
Parte hacia tu destino.
El Ocaso velará tus huesos
para que no sean profanados,
para que tu tumba no se abra
ni por magia negra vuelvas
[a la vida].

Ya nunca más podrás luchar.
Tu espada se ha quebrado.
Tu armadura, oxidado.
Todo aquello por lo que luchaste
[alguna vez]
se ha convertido en cenizas
y arrojado al viento.
Otros lucharán,
pero no podrás acompañarlos.

¡Ay de ti! Si simplemente
te hubieses mantenido firme
y cumplido el juramento
bajo el que nacimos
todos los Caballeros
seguirías hoy aquí.
Pero flaqueaste, y
el Enemigo
no tuvo piedad.

Muere en paz, Caballero Helado.
Es tiempo de dormir.
Tus ojos no verán
un nuevo amanecer,
sino la eterna noche
sin estrellas.

En tu tumba crecerán
las flores del olvido
que den paso
a un mundo mejor
donde la visión de tu tumba
no haga pesar el alma.

Nadie llorará tu muerte,
puesto que tu vida fue tuya:
decidiste vivir y decidiste morir.
Nadie te acompañará en este camino,
puesto que ya tenemos el nuestro
y debemos seguirlo hasta el final,
cueste lo que cueste.

La pluma de la Verdad
se va agotando
y es tiempo de concluir.
Estas palabras jamás te llegarán,
y vagarás eternamente
sin saber que
por un instante de tiempo
tu leyenda estuvo viva.

Las palabras van perdiendo su significado
conforme se acerca el final
así que, simplemente,
diré:

“Descansa en paz, Caballero Helado.
Tu tiempo ha llegado.”

Anuncios

Yo y mi destino

Posted in Gente, Reflexiones with tags , , , , , , , on 31 Ene, 2011 by shadark

Sabes que no lo vas a conseguir. Fracasarás. Nunca lo darás superado, créeme. Lo sé porque… yo soy tú.

Toda tu vida habías querido ser un Guardián. Luchabas por ello día a día a pesar de que nunca obtenías ninguna recompensa. Seguías luchando en esa colina de espadas, sin conocer el miedo. Tuviste momentos en los que te querías rendir, pero algo te lo impedía y seguías adelante.

Y al final tu deseo se cumplió. Tuviste a alguien a quien proteger. Te esforzaste por encima de tu propia capacidad. Quemaste todos tus circuitos mágicos en el proceso. No te quedaba nada más que esa persona. Tu propia existencia comenzó a desvanecerse para que la suya pudiese brillar todavía más.

Ingenuo de ti, esperabas recibir una recompensa del mismo valor, o más aún. No te diré que era injusto esperarla… pero deberías saber de sobras, después de todos estos años, que la vida no tiene por qué ser justa. Y tú fuiste víctima de la traición del mundo.

De que todo por lo que habías luchado se viniese abajo. Que cuando ya tenías la victoria en tus manos, te la arrebatasen cruelmente. Cuando ya creías que podías descansar en paz para el resto de tus días, que ya habías encontrado tu objetivo y tenías algo por lo que luchar… perdiste la lucha, perdiste tu objetivo y lo perdiste todo. Solamente te quedaron tus estúpidos ideales, que ahora ya no tenían sentido. ¿De qué sirven unos ideales si no tienes por quién luchar, ni las fuerzas para hacerlo?

Intentaste levantarte, lo sé tan bien como tú. Te tambaleaste, pero intentaste seguir adelante. Y tú, pobre desgraciado, piensas que estás de pie, andando sin ningún temor, cuando realmente te estás arrastrando por el mismo camino que otrora caminaste erguido y despreocupado. Estás de rodillas, esperando a que alguien te recoja. A que alguien te ayude. Pero… sabes tan bien como yo que no aceptarás esa ayuda. No podrás, porque dudarás. Jamás podrás volver a ser un Guardián.

…Vete a la mierda.

¿Lo ves? Eres incapaz de aceptarlo, y esa misma incapacidad es la que hará que sigas sufriendo todos los días.

… ¿Te arrepientes de lo que hemos hecho?

Si te arrepientes de lo que hemos hecho… entonces no eres yo. Porque yo no me arrepiento.

¿A pesar de todo el dolor que sufriste, de que todos tus ideales se hiciesen añicos, a pesar de todo… dices que no te arrepientes?

No. ¿Y sabes por qué? Porque sé que hice todo lo que estaba en mi mano. Porque, como has dicho tú, rompí todos mis circuitos mágicos por ser un Guardián. Porque si llegué al punto de desvanecerme por mis ideales… ¿qué sentido tiene sufrir por haber luchado acertadamente?

Sí, tienes razón, el mundo fue injusto, en eso estamos de acuerdo. Pero… estás muy equivocado. Porque… este camino no lo he recorrido aún. Si estoy de rodillas, es porque estoy meditando antes de seguir andando. Y no lo has dicho, pero… – sonrío – sabes tan bien como yo que no estoy solo.

¿Y eso qué? ¿Acaso crees que podrás volver a confiar en tus ideales otra vez, cuando han sido aniquilados despiadadamente hace tan poco tiempo? ¿Acaso crees que podrás volver a triunfar donde moriste antes?

… Ahora sí lo veo. Somos diferentes en esencia. Porque yo jamás he dejado de creer en mis ideales.

Lo que se rompió fue una proyección de ellos. Una simple y llana proyección. Mis ideales siguen en lo más profundo de mi corazón, guardados, a buen recaudo. No te negaré que pensé en cambiarlos, o al menos, olvidarlos y vivir como el resto del mundo espera que viva, pero… si te pareces en algo a mí, sabrás que no podemos dejar de vivir de este modo. La diferencia entre tú y yo es que tú te arrepientes de haber vivido así… y yo no.

Esa proyección de la que hablas… sí, dolió que se rompiese. Pero ambos sabemos que si intentas proyectar algo, tienen que estar bien la base, la esencia, la calidad, la manufactura, el acabado… y había muchos componentes inestables en esa proyección. Pequé de ceguera y no lo vi, y cuando quise darme cuenta, ya estaba rota. Avalon se rompió antes de que terminase de crear el mundo, de ahí la causa de mi sufrimiento. Era la primera vez que intentaba proyectar Avalon, y cuando parecía que saldría bien, se hizo añicos.

¿Pero has pensado que he perdido la idea de Avalon que guardo en mi interior? Qué equivocado estás. Si no lo sabes tú, te lo diré yo.

Voy a seguir luchando. Sabes que no estoy solo, y creo que podré proyectar Avalon una vez más, la última vez. No voy a dudar ni a echarme atrás. Simplemente tengo que hacer bien mi trabajo. Del resto ya se encargará quien se tenga que encargar… o el propio mundo, quién sabe. Yo simplemente haré lo que tenga que hacer. Dices que he roto mis circuitos mágicos. ¿Y qué? Si voy a ser un Guardián, una minucia como esa no puede importarme. Simplemente crearé más.

¡Estás loco! Hablas de crear circuitos mágicos como si fuese algo sencillo. ¿Tienes idea de lo que tendrás que sufrir para crear esos circuitos? Y ya no hablemos de la proyección. ¿Sabes cuánto sudor, lágrimas, sangre, tendrás que derramar para volver a, ya no crear, sino intentar proyectar Avalon? No sabes lo que dices.

¿Y qué si no lo sé? – sonrío – El que quiere sufrir, llorar, sangrar… eres tú. Yo simplemente voy a seguir luchando por lo que siempre he creído. ¿Quieres que dude? Quizás se esperaría de mí que dudase, nadie podría echármelo en cara. Pero… no lo haré. Porque si dudo, jamás conseguiré proyectar lo que anhelo. La duda mata.

Porque a pesar de todo, quiero seguir siendo un Guardián. Y si tengo un objetivo, como ahora, lo protegeré hasta el final. Deberías saberlo. Igual que te he protegido a ti.

¿A mí? ¿De qué me has protegido?

…De mí mismo. Porque aunque tú eres yo, no eres yo. Sigues siendo una parte de mí, y como tal te aprecio, pero a veces desearía destruirte. Hay veces que me haces más mal que bien con tu palabrería, y muchísimas veces he desado callarte para siempre. Pero formas parte de mí mismo, y no puedo dejar que te vayas.

Te agradezco que estuvieses ahí cuando caí de rodillas, y que me dieses alguna palmada en el hombro para intentar animarme, pero… déjame sitio ahora. Ahora es mi momento. Ahora soy yo y mi destino.

Invierno Profundo

Posted in Reflexiones with tags , , , , on 27 Dic, 2010 by shadark

Al ritmo de esta canción, que hacía eones que no oía, volveré a publicar algo por este pequeño rincón mío.

Hace más de un año que no escribo nada… y como tal, han pasado muchas, muchísimas cosas. He ganado, he perdido, he luchado, he ayudado… en definitiva, he vivido. Quizás no como me imaginaba, pero lo he hecho. Y siendo sinceros, creo que he salido bastante bien parado de todo ello.

¿Qué es lo que me hace pensar eso? Simplemente, que sigo vivo. Y aunque puede que a veces sienta que el camino que tomé no es el correcto, sigo adelante con la cabeza bien alta. ¿Por qué? Porque lo que tengo por delante, aunque no sea lo que yo había esperado, sigue siendo mi camino. Y como tal tengo que seguir caminando por él y luchando por llegar al final, o al menos por disfrutar el tiempo que paso en él.

Escribo esto en la soledad de mi habitación, días antes de fin de año, con el frío rodeándome. Pero no es tan malo como se puede entender por estas palabras.
Una estufa calienta mi cuerpo, con lo que me olvido del resto de mi habitación y de si hace frío o no. Mis padres están cerca, con lo que la soledad se vuelve calidez. Aparte… tengo estas palabras que estoy escribiendo, y que aunque no lleguen a muchos de vosotros… es mi modo de hablar también con vosotros.

Supongo que en cierto modo quiero dejarme claro que he vivido, y que sigo viviendo, me ocurran cosas buenas o cosas malas. Que… no sé, que las prisas y los miedos no sirven de nada, y que tomarse la vida con calma es de las mejores cosas que podemos hacer.
Quizás mañana aparezcamos muertos, eso no se puede negar. ¿Y qué? Si he vivido siempre mi vida conforme a lo que yo he decidido, aunque no haya hecho todo lo que haya querido hacer, ¿qué problema hay? Yo podría morir mañana y sí, tendría pena por un montón de cosas inconclusas que dejaría atrás, pero… habría vivido feliz al menos. Y con prisas o miedos no se puede vivir feliz, es una infelicidad continua, y nadie debería tener que pasar por eso.

Creo que volveré a echarme la manta por encima y a recordar viejos tiempos (es lo que tiene estar en mi ordenador de sobremesa que tiene 7 años ya, el pobre).

Cerré mis ojos y los volví hacia mi corazón.
Como un hombre pide vino antes de luchar,
Pedí un sorbo de anteriores y más felices escenas
Esperando así poder cumplir bien mi cometido
Piensa primero, pelea después- el arte del soldado:
Un paladeo del tiempo pasado lo pone todo en orden.

Robert Browning – Childe Roland a la Torre Oscura llegó

Y un agradecimiento muy especial a la princesa que me volvió a dar la llave de esta biblioteca, que perdí hace mucho tiempo y que ahora he vuelto a encontrar. Sí, estaba en mi propio castillo, pero… un castillo tan grande y con tantas puertas, es normal que algunas habitaciones se olviden. Así que… gracias.

Predestinación, camino y llegada.

Posted in Reflexiones with tags , , , , , , on 17 Jun, 2009 by shadark

Lo primero es lo primero, un clásico:


Así me siento ahora. Con un camino ya trazado, por fuerzas superiores a las mías. Con la sensación de que haga lo que haga, siempre será para llegar al mismo lugar. Sin poder apartarme ni por un solo momento de eso que los mortales llaman destino. ¿Qué hacer? ¿Intentar resistirme a esa fuerza más allá de mis capacidades? ¿Sucumbir ante tal perversión del (supuesto) libre albedrío? No sé qué hacer. Me siento en el camino, me niego a avanzar y me pongo a pensar. En la futilidad de mis acciones.

Sin embargo… hay un resquicio. Yo solamente tengo indicada dentro de mí la meta a la que quiero llegar. ¿Vida eterna? ¿Muerte? ¿Algo terrenal? No sé, mi vista no llega a alcanzarla. Mis ojos solamente me dejan ver el camino que tengo frente a mí. Con curvas, giros, cruces, cuestas, pendientes… y gente. Más gente que recorre (mi) el camino. Unos pasan de largo, otros se paran frente a mí y me hablan. Unos son humanos, otros no dejan de ser espíritus, conciencias. Comparten sus vivencias, reales o irreales. Yo, al mismo tiempo, les hablo de mis ideas, proyectos, dudas, desconfianzas, malos recuerdos. Unos me obvian, otros se burlan de mí, y otros dicen que me comprenden y animan. Bastardos.

Pero los hay que me ayudan. Que se paran a oírme, sin abrir la boca una sola vez, y escuchan. Todo lo que tengo que decir, ya parezca una paranoia, alucinación; o bien sea una genialidad. Lo oyen todo, sin decir nada. Luego callan. Y piensan.

Entonces es cuando ellos hablan. Y a mí me llega el turno de oírles. Y de ellos siempre aprendo algo. Ya sea para bien o para mal, sus palabras rebosan sabiduría. Quizás a otros mortales estas palabras les parezcan algo distinto, pero en el camino que ya llevo recorrido he aprendido que hay que ver más allá de las circunstancias (o normas impuestas) que se aplican en lo que se conoce como mundo real.

Me levanto, les doy las gracias, y sigo mi camino. A veces me vuelvo a encontrar con ellos, y volvemos a hablar. Pero siempre es la primera vez, como si nunca nos hubiéramos hallado. Pues de esta manera puedo volver a oírlo todo desde el principio, y comprender mejor.

He estado mucho tiempo sin hablar con ninguno de ellos. Pero hoy, he mirado hacia un lateral, y he visto a uno de ellos. No me ha dicho nada nuevo, pero me ha ayudado a recordar que ellos existen. Y que cuando desee, con solo pensarlo, habrá alguno para hablar conmigo. Me encuentre en cualquier estado, piense lo que piense, sea para darme esperanzas o hacerme caer en la desesperación, habrá alguno.

Abro los ojos. Y sigo el camino. La meta está igual de lejos. Pero ahora veo que hay más caminos. Entre ellos hay dos que son comunes para todos los que transitan el sendero. Uno de ellos es el más corto. Se rumorea que en un instante ya has llegado a tu meta. Pero ese camino no tiene nada. Es una superficie infinitamente pequeña de un árido desierto intransitable. Todo el que pasa por ese camino, muere irremediablemente. Y luego está el camino más largo. Uno del que se dice que nunca llegas a ver la meta. Solamente unos pocos se atreven a transitar por él. Cuentan las historias que el que decide seguirlo, jamás llegará a su meta, pues cuando piensa que la ha alcanzado, ve que solamente ha recorrido un trecho. Y que, al final, las almas vagan eternamente por ese sendero, suplicando porque algún día llegue su meta.

Cojo mi mochila. Ciertamente, si la fuerza que me ha puesto en este sendero hace que me desvíe hacia uno de esos caminos, no me importa. Pero mientras que yo pueda decidir, tomaré el camino que crea necesario. Ni uno, ni otro, ni ninguno. Solamente el que yo quiera. Pues tengo la esperanza de que el libre albedrío existe. Aunque fracase, aunque caiga en el intento, debo seguir viviendo mi vida. Para así, algún día, llegar a esa meta. Y un instante antes de alcanzarla, mirar atrás, ver todo el camino recorrido, y decir: “Ha merecido la pena”.

Un saludo. Espero que nos veamos en el camino.

Sí, vosotros. Que sí, coño, vosotros, los de ahí.

Posted in Gente with tags , , , , , , , , , , , , , on 10 Sep, 2008 by shadark

Ya sabéis, como suelo hacer, aquí os queda esto, por si alguien quiere leerlo, y si no, pues que os den a todos. De algunos ya estoy harto, aunque supongo que aquellos por los que va este enunciado serán tan estúpidos o tan engreídos de ni pasarse a leer. Pues podrían aprender una lección de humildad, ¿sabéis? Aunque cierto es que no les gustaría mi método.

Diría que les da igual. Y si alguno lee esto, y va a hacer la estúpida pregunta que yo creo que estaría pensando en este momento: sí, tengo mucho tiempo libre. Si no, no lo estaría perdiendo en escribir algo a un “público” (¿se le puede llamar público a gente que pienso que ni siquiera llega a la categoría de ser humano?) que sé que no me va a leer ni en cien años. Pero por mí no será, tengo mis métodos para llevar la cultura a pueblos inhóspitos perdidos en medio de montañas deshabitadas donde sus moradores intentan devorarse unos a otros para poder sobrevivir en su vacía existencia.

Vale, me queda muy literario, pero si me dedicara a llamaros “mamones“, “cabrones” o cosas por el estilo, alguno de los que tenga un indicio de inteligencia podría decirme que caigo en el insulto fácil. Lo único que temo es que no podáis comprender todo lo dicho en el anterior párrafo. Bueno, si es así, malo para mí, pero peor para vosotros, incultos, gañanes. Puesto que no podréis aprender ni aunque os golpearan con mis palabras en esa mole hueca que tenéis cargando sobre vuestros hombros. Sí, esa. La que os preguntáis para qué sirve, cuando lo único que sabéis usar son unas ristras de carne que lleváis a los lados y, oh misericordia, vuestra grandiosa “polla“, como soléis llamarle. Me río en vuestras caras. En serio. Si ese es vuestro objetivo en la vida, usar vuestro ridículo miembro para “ligarse a todas las pavas“, podéis ir a buscar gallinas salvajes al Polo Sur, que seguro que os da mejor resultado.

Que conste, fijo que alguna mujer hay que se me escapa, y estoy generalizando para los hombres. Mil disculpas. Pero por norma general, suelen ser más inteligentes, y más o menos van sorteando las imbecilidades de la vida. Aunque pecan, normalmente, de ingenuas, o bien de ser todavía más… “pendonas” que los hombres. También dais pena. Hace unos años, puede que hubiera intentado rescataros de ese camino (a un hombre no, que es él mismo el que se estampa de cabeza contra el muro, no lo condena la sociedad a ir por un sendero que no ha escogido), pero ahora he decidido que paso. Paso de vosotras, que al final todo el esfuerzo que haga ni merece la pena, ni compensa el tiempo invertido. Paso de todo.

En fin… no sé si me queda algo más que decir (fijo que sí), pero me dejo mucho en el tintero, así tengo más material para desmontaros vuestra absurda visión del mundo en otra ocasión. Nos vemos, pringados de la vida. Con acritud, pero sin rencor. No sois tan importantes como para que me interese lo más mínimo que ocupéis un lugar en mi mente. Simplemente, de vez en cuando os pasáis por mi cabeza, como la brisa.

Una última cosa: si os habéis sentido aludid@s, y habéis llegado hasta el final entendiendo todo lo que he dicho, dejadme un comentario diciendo quienes sois para quitaros de mi lista negra. Me habréis sorprendido gratamente en tal caso.

Vuelta atrás

Posted in Gente, Reflexiones with tags , , , , , , on 05 Sep, 2008 by shadark

No me arrepiento. Llegué hasta aquí por propia decisión. Siempre quise tomar este camino, por mucho que tuviera que desviarme de vez en cuando, pues sabía que ese rodeo me haría llegar hasta este mismo lugar.

I made a choice that I regret
Now what I see is what I get
It’s too late to look back
I’ve got no way to switchback
It’s too late to look back

Ain’t okay, I’ve got no way to switchback

Sin embargo, todo eso que he dejado atrás, la gente que no ha podido seguir mi ritmo, o no la he dejado, ¿qué será de ellos? Condenación.

Wait, how can it be too late?
‘Cause I don’t want to play
With such a price to pay
Chained to what I can’t reclaim
I’ll never be the same

Llamadme egocéntrico, egoísta o todo lo que queráis que contenga mi propio ego, pero no podréis hacerme cambiar de opinión. ¿Por qué? Porque ya he decidido. Y una vez que un ser humano decide con convicción, ninguna fuerza humana o sobrenatural podrá hacerle cambiar de idea.

Quedaréis atrás, hundidos en el fango, ahogados en el polvo, sumidos en las cenizas de los muertos que vayan cayendo a vuestro paso. Pues no habréis conseguido escapar del aciago destino de la fatalidad que os aguarda mientras que, ajenos a lo que ocurre a vuestro alrededor (y en vuestro interior), os dedicáis a regocijaros en vuestras riquezas miserias sin saber que todo eso algún día no será nada más que POLVO (y vosotros también).

Así que seguid, seguid por vuestro “camino“, que yo seguiré el mío. Ya veremos quién llega antes.

P.D: Yo lo veré; vosotros, posiblemente, no.

NO TENÉIS VUELTA ATRÁS